Una nariz tomate



Huele a palomitas y algodón de azúcar
Se escucha el revuelo de los niños
nerviosos y alborotados.
Va a empezar la función.
En medio una estrella
y el techo estrellado
A pesar de estar protegidos,
se presiente la tensión, la acrobacia,
el peligro y la risa.
Los ojos brillan, expectantes.
Llegan los payasos
con sus ropas medio rotas
y estrafalarias,
con sus narices rojas.
Se caen, se levantan,
riñen, se abrazan,
fracasan y ganan,
son tontos, son listos,
hacen acrobacias.
Es la paradoja de
la vida misma








Concentrada bajo una carpa.

  

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Nudo marinero"Fín...

"Sí señor"