miércoles, 19 de abril de 2017

Nudo marinero, fín.

Como explicarte en palabras lo que se siente por dentro, cuando la marea sube y te arrastra golpeándote el agua y sus olas contra las rocas del sol quemadas.
Ardiente sangre bombeando por tu cuerpo, nudo marinero en tu garganta, corazón latiendo como un caballo al galope y tu vista truncada por telarañas oscuras que van y vienen.
Como explicarte todo eso con palabras, si no sé ni como explicárselo a las neuronas que navegan por mi cerebro buscando una orilla en que la marea que sube y sube nos las ahogue.
A veces Dios, el sol, Ala, Buda, quien sea, te da tantas cosas para bailar con ellas que no sabes donde poner los pies sin volverte a caer.
Espera a la esperanza, quizás vuelva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sostilcio de invierno.

Ayer vi por la calle la pura imagen del amor. Una pareja de ancianos paseaban al sol por los extrarradios de la ciudad. Ella iba en silla ...