miércoles, 19 de abril de 2017

Soy maragata

Soy maragata,
de la tierra del lúpulo y la remolacha,
del maíz y la cebada.
Soy cazurra
testaruda cuando se me mete entre ceja y ceja
y no cejo en el empeño de tirar para delante
cual caballo galopante.
Soy maragata y soy más dulce que 
los hojaldres de miel y el chocolate de la cepedana.
Soy maragata y aunque quiera no 
me hace temblar el celedón como lo hace su plaza.
Mi alma es de la tierra rojiza de las médulas 
y los tesos de Posadilla.
Me emocionan los pendones ondeando al viento
camino de la Virgen de Castro. La gente sencilla,
los pinchos generosos de cecina y lomo.
El palacio de Gaudí y la Catedral que no logró 
tirar el topo.
Lo que se lleva en la sangre se lleva y ya está.
Luego el cuerpo vuela de aquí para allá.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sostilcio de invierno.

Ayer vi por la calle la pura imagen del amor. Una pareja de ancianos paseaban al sol por los extrarradios de la ciudad. Ella iba en silla ...